Muchísimas gracias por aceptar mi ciberamistad.
En el 94, vi su espectáculo “Tempestades” en la Facultad de Ciencias en Granada.
Guardo entre los mejores recuerdos de mi vida esa obra de teatro.
Leí esos textos mil veces y contribuyeron enormemente a mi amor por la literatura y mi pasión por el teatro. Al año siguiente… tuve la suerte de poder asistir a “Para que tú me oigas”.
Este fin de semana, revolviendo entre papeles antiguos, encontré un papelito con su autógrafo que conservé durante años en mi habitación. Cuando lo vi, miles de recuerdos vinieron a mí y de emociones difíciles de trasladar aquí.
El papelito decía:” Un abrazo para ti y tus sentimientos”.
Y yo hoy quería darle las gracias también por sus sentimientos, por la pasión que pone en su profesión, por mantener viva esa vocación y por todo lo que seguirá trasmitiendo a los jóvenes y ,no tan jóvenes, que siguen asistiendo a sus espectáculos.
20 años después de aquello, con 2 hijas ya, espero poder volver a verlo actuar algún día.
Desde aquí seguiré sus pasos con admiración.
Un abrazo.

 

Elena,