Tempestades

El espectáculo TEMPESTADES educa la sensibilidad de sus espectadores, consigue acercar al joven a la lectura y, gracias a ello, una mayor libertad de espíritu.

Esta obra es vista, ni más ni menos, por 50.000 estudiantes al año, de todos los puntos de España. Desde el principio, el joven se siente atrapado, la obra cuenta con una organización especial para conseguir esta reacción. Al comienzo se realiza, en el escenario, un juego de luces, sonido y efectos especiales sencillos pero certeros; posteriormente un hombre sale de las sombras y las tinieblas y comienza a transformarse en un anciano, más tarde en un emperador loco como Calígula y en doce personajes más. Sin poderlo evitar, el joven se deja hipnotizar, y durante dos horas no puede desprenderse de todo lo que se desarrolla frente a él.

También cuenta con breves intervalos musicales en los que el espectador puede hacer comentarios y relajarse.

A diferencia del cine, el teatro es participativo y gracias a que es en vivo y en directo, los jóvenes pueden participar en cualquier momento de la obra. Estamos seguros de que los jóvenes se pueden comprometer con la realidad. Gracias a los grandes literatos y a la fuerza de este único actor, los jóvenes vibran, lloran, ríen y salen con el corazón más lleno y con el alma más sabia. Toda la obra está precedida por una introducción adentrándolos en lo que verán y en la experiencia que van a vivir. Se potencia el respeto, la unión y la apertura que se debe tener en el teatro, en el que no cabe distracción sino vivencias. Se hace alusión a que el Teatro, una de las Artes más antiguas, enseña una forma de vivir diferente.

Como punto final, se establece, posterior a la obra, un coloquio con el actor, que no es obligatorio pero muy interesante ya que los jóvenes intercambian con el actor sus puntos de vista.

Guía Didáctica   Textos

Los comentarios están cerrados.